Personalización, formación y equipo: nuestras claves del año :-)

Se acercan unas fechas propias y que parecen idóneas –aunque cualquier momento es bueno- para hacer balance de todo lo ocurrido durante el año: analizar las decisiones y evaluar los resultados críticamente. Especialmente en una disciplina como ésta, que trata con personas. No solo eso, estas fechas también nos llevan a plantearnos los objetivos para el próximo año, ver en qué vamos a centrar nuestros esfuerzos y determinar nuestras principales metas. Todo esto, con el único fin de hacer feliz a quien más nos importa: todos y cada uno de nuestros pacientes.

Al fin y al cabo, la Medicina Estética consiste en la restauración, el mantenimiento y la promoción de la estética, la salud y la belleza. Es decir, busca mejorar el bienestar y el día a día de las personas. Y teniendo en cuenta esta definición general, creo que 2018 ha sido un ejercicio en el que hemos logrado este objetivo, gracias al seguimiento constante de cada uno de nuestros pacientes y a la personalización de cada tratamiento. No solo hemos incluido en nuestra clínica las últimas técnicas, sino que hemos estudiado las características y singularidades concretas de cada persona que ha venido a nuestra casa –como nosotras llamamos a la clínica-, de manera que cada una ha recibido una atención 100% personalizada. Y como vemos que éste es realmente el modelo que queremos, se convierte también en nuestro objetivo de cara a 2019: continuar esta línea y apostar por que cada paciente sienta también esta clínica como su casa. Lo que queremos es cuidarte.

Por otro lado, la formación ha sido otro aspecto clave que ha marcado el ejercicio que estamos cerca de despedir y que, en realidad, lo ha marcado siempre. Que el equipo esté a la última de todos los avances es prioritario para ofrecer esa atención de calidad que nos caracteriza. Además, esa formación es la que conlleva que introduzcamos en nuestros servicios la tecnología más eficiente y avanzada. Nuestra constante renovación no solo afecta a los conocimientos sino también a nuestros equipamientos, siempre de vanguardia para ofrecer los mejores resultados a cada persona.

Finalmente, el último análisis que realizo de este año 2018, de forma muy general, es la importancia del equipo. En la clínica actuamos como una familia y eso es algo que sin lugar a dudas se transmite a los pacientes que vienen cada día. Nos cuidamos y queremos cuidarte. Es por ello que ésta es otra de las líneas que deseo continuar potenciando y que nos siga distinguiendo como marca diferencial.

Así, para este año 2019 que está a punto de llegar, trato personalizado, formación y última tecnología y equipo continuarán siendo los pilares de nuestra casa, tu casa. Un hogar donde cuidarte.